viernes, 21 de agosto de 2009

Fábula




Y te cuentan cómo él se transformó
en árbol porque así lo deseó
y se quedó plantado allí mirando
la tierra en que nacían flores nuevas.

Fue refugio de conejo y colibrí
y el viento le enseñó a qué saben, sí
la miel y la resina silvestres
y la lluvia lo bañó.

Y mi felicidad -decía para sus adentros-
eso... eso... sé que ahora la encontré
eso... porque tengo
todo el tiempo ya para mí
ya no necesito más de nadie,
toda la belleza de la vida es para mi .

Hablado:
Y un día pasaron por allí
los ojos de una niña
que le habían robado al Cielo
el brillo de dos estrellas .

Y se estremecieron sus raíces.

Cuánto desconcierto
de improviso dentro de él
eso solamente siente el hombre sin la mujer
y alargó sus ramas hacia ella.

Sintió que la felicidad
no es nunca la mitad del infinito.

Luego, era el tiempo
sol y luna, nube y música
era el tiempo risa y llanto
y entre tanto
era un hombre que
a la vida despertó.

Era como el tiempo que llenaba
sus enormes solelades,
esa parte verdadera
que una fábula encantada
esconde en sí para ser en auténtica.

5 comentarios:

HADALUNA dijo...

Me encanta Eros Ramazzotti.
Gracias por recordármelo.

Besitos dulces.

Edu dijo...

Siempre es el tiempo, siempre la felicidad, es la lucha sea en fabula o en la realidad, de uno contra el otro y el destino.
Un Saludo.

ilgon folax dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nickweon dijo...

no cacho a Ramazoti
pero la letra está muy buena.
me quedo en especial con una estrofa:

"Cuánto desconcierto
de improviso dentro de él
eso solamente siente el hombre sin la mujer
y alargó sus ramas hacia ella."


saludos y abrazos a todo el pueblo del Bosque Carmesí.

Moonchild dijo...

Flako, el tema es una adaptacion de un cuento de Herman Hesse, que creo que se llama "Fabula",cuento que aun no he podido encontrar en la red :(